989-287-819 info@ousiana.com

!Que año!, al menos para mí, «too much» (demasiado), hubo de todo.

Logré cerrar ciclos como por ejemplo mi certificación como educadora de Healthy Breast, asociación sin fines de lucro que dirige la extraordinaria Sat Dharam Kaur.

Esta asociación se encarga de llevar educación a mujeres de todo el mundo acerca de cómo prevenir el cáncer de mama, feliz por eso.

También terminé mi formación de Constelaciones familiares, aun debo entregar trabajos y pasar supervisiones, pero ya está, ya casi soy facilitadora, conociéndome no pararé hasta conseguir mi certificación como facilitadora de constelaciones familiares.

Asistí a un taller de tantra en España y no pudo ser mejor, transformador, liberador, despertador, son algunos de los adjetivos que se me vienen a la cabeza.

La única forma que puedas entenderlo es que lo vivas, si todo sale bien, este año que viene traeré a Rajani Santosh, que es una capa en este tema para que conozcas el tantra en un taller solo para mujeres.

Hubo mucho aprendizaje también y al decir aprendizaje quiero decir que hubieron varias cosas que no salieron como yo hubiera querido, pero esta vez, si entendí la lección.

Pasa que crees que porque hiciste algunos talleres, te formaste como coach, constelador, instructor, y tienes cierto grado de conciencia,  la vida solo te hará llegar expansión y mas expansión.

Pero no es así, y te caes, y te vuelves a caer y te golpeas en el mismo sitio y dices: pero aun no aprendí, pues no, no aprendiste y la vida te lo vuelve a poner, así funciona.

Es solo que muchas veces no nos damos cuenta porque andamos en otra, preocupados por una y otra cosa, y no solucionamos lo inherente, lo que aparece día a día, lo que está frente a nuestras narices.

Pretendemos solucionar la vida de los demás, yo por ejemplo me jacto de ser buena escucha, y es cierto, si tú vienes a mí y quieres que te escuche, eso haré y probablemente te ayude en algo mi escucha.

Te haré ver otras opciones incluso, y te propondré alguna meditación, un cambio de hábitos o un plan de acción.

Pero cuando quiero ver lo mío, no puedo sino hasta que me caigo nuevamente y me golpeo y siento rabia, frustración y miedo, quizás no en ese orden pero es más o menos lo que siento.

Entonces dices, ALTO, necesito un alto, un respiro, un orden en mi cabeza y en mi corazón, necesito sentir lo que me pasa, y eso solo lo consigues yendo hacia adentro.

Y allí he estado estos últimos meses, entendiéndome a mí misma, conociéndome más, solo así podré seguir adelante, solo así podré vivir todo aquello que me depara este nuevo año.

Y cuando estás allí, solo sientes gratitud, de todo lo vivido de aquellos reveses que te hacen ver lo que aun debes aprender y entender que vas en la dirección correcta.

Siento que al identificar mis flaquezas, avanzo mucho y más aun si me propongo acciones que evitarán que me pase nuevamente, pero entendiéndolo, aceptando que es parte de mí.

Esa parte que muchas veces no he querido ver pero que existe y que no mejorará sino hasta aceptarlo como mío y poniendo el empeño de trabajar en ello.

Así me encuentra este nuevo año, y qué bueno que sea así, ya que es como empezar de nuevo, un nuevo amanecer, con la ilusión de todo lo nuevo y bueno que esta por venir.

Que no te abandone tu alegría innata, festeja todos los días, estar vivo ya es un motivo de agradecimiento, así que celébralo!

Share This